martes, 22 de mayo de 2012

22 de mayo, huelga de la enseñanza... Eso no es lo malo.

Trabajar más horas, con más alumnos y menos sueldo es el plan para el nuevo curso. Eso no es lo malo. 

Para mí lo malo es que hay un amplio sector social al que le da lo mismo, y otro al que le parece muy bien, porque los profesores en este país somos uno de los grupos profesionales más denostados. Lo malo es que hay familias  a las que lo que les importa de verdad es tener a sus hijos "guardados" en los colegios o institutos cuantas más horas mejor, y que cuando hay una huelga por la educación a la que todos estamos convocados preguntan si hay alguien que se ocupe de los niños. Si la respuesta es sí, pues todo solucionado. No sé a quién le preocupa de verdad la calidad de la enseñanza.

Mi caso no importa mucho, pero si afecta a mi trabajo aunque sea un poco, le afecta a más gente, y eso es lo malo.

Si el próximo curso tengo más horas de clase, más alumnos en clase, con más exámenes que corregir, más comentarios que leer y valorar, más clases que preparar y programar... no podré seguir preocupándome por lo que me preocupo ahora.
 He invertido e invierto mucho tiempo y mucho cuidado en mi trabajo, y una parte de él es este blog. Quiero que tengáis un buen material para preparar los comentarios, más facilidades para estudiar y modelos variados y ricos que puedan serviros de guía. Sin tiempo para las lecturas, necesitaba un modo de presentaros algunos aspectos de los libros que hemos leído que despertaran alguna emoción o, al menos, un modo más respetuoso de tratar a los autores. Solo he tenido unos meses para intentar prepararos y me ha preocupado el punto de partida.  Pero no podré seguir preocupándome y ocupándome de estos detalles, que es lo que yo entiendo por calidad de la enseñanza. No podré dedicarles más tiempo porque no tengo más tiempo. Lo restaré de aquí  para atender a todas mis clases y a todos mis alumnos como pueda. 
No podré atender a nadie por correo, ni los días de diario ni los fines de semana. No porque nadie me pague ese tiempo,  sino porque ese tiempo será necesario para corregir el trabajo de mis cursos nuevos y de mis más numerosos alumnos. No podré hacer anotaciones o recomendaciones en las correcciones,  habrá que limitarse a poner un número. No podré dedicar ni un minuto a hablar con vosotros fuera de clase. No podré ir ni una tarde más al instituto a dar una clase a quien le haga falta, o a  hacer exámenes más relajados. No podré dedicar ni un minuto más a todo esto, pero esto realmente no le importa a nadie. 

Este concepto de enseñanza de calidad se acaba. Lo malo no es eso. Lo malo es que hoy era el día en que todos los que componemos el mundo de la educación nos deteníamos juntos y le decíamos a la sociedad que no estamos de acuerdo, y que hay que reflexionar y pensar en las consecuencias. Lo malo es que muchos de los que forman este sector encontraron mil excusas para no hacerlo. Cuando muera la cultura, no habrá esperanza de futuro para los jóvenes que llegan. Y eso es  lo malo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario