sábado, 11 de febrero de 2012

Juan Ramón Jiménez. (Y otra cara del poeta)

Habéis hecho buenos resúmenes y mejores guías de lectura. No puedo pensar en otras mejores para leer la antología y hacer los comentarios... ya hablaremos sobre esto, pero si no tenéis inconveniente, podemos subir alguna al blog para que los compañeros y compañeras las usen. Cualquiera de las que me habéis entregado es magnífica.
Está hecho casi todo el trabajo previo. 
Voy a subir alguna información básica para unificar el punto de partida:
Para todo lo que necesitamos saber de Juan Ramón Jiménez, esta página me parece bastante adecuada.  
                                                 Juan Ramón Jiménez.
A la izquierda tenéis en un recuadro diferentes sitios en los que se organiza la información sobre el poeta.  En la barra superior también podéis abrir una página de la Generación del 14.

Páginas "oficiales" de Juan Ramón Jiménez: 
La más interesante, fundacion-jrj.es, nos permite hacer un recorrido por su obra, sus lugares, oír su voz, leer sus poemas. Entrad a ver sus ideas y propuestas sobre la ortografía: Sujerencias interesantes...

1956. Esta página está centrada en la figura del poeta en el momento de recibir el Premio Nóbel, días antes de la muerte de Zenobia:   http://www.juanramonjimenez.com/pagina1c.htm. (Es curiosa, pero un poco árida).
Y unas imágenes: video-Homenaje jrj

FIN DE LA PRESENTACIÓN.
_____________________________________________________________________________


INFORMACIÓN NO ÚTIL PARA EL COMENTARIO:
1) Reflexión:
Zenobia Camprubí fue una mujer muy culta, hablaba varios idiomas, traductora de la obra de Tagore, lo que nos dice mucho también sobre su actitud vital. Compartió su vida con Juan Ramón Jiménez, un hombre de estabilidad emocional frágil, complejo. Leía sus obras, comentaba con él, ofrecía su visión.    
Dedicó a JRJ y a su obra  todo su tiempo y su vida. Qué hubiera sido de JRJ sin ella...

2) Una perspectiva un poco más amplia:
Los poemas eróticos de Juan Ramón Jiménez, su faceta más desconocida. En El cultural.es, un periódico digital, hay un artículo interesante al respecto. Parece que cuando conoció a Zenobia, Juan Ramón había recorrido un camino lleno de rosas, .... elcultural.es: Poemas eróticos de JRJ
Blanca Berasátegui firma el artículo del que copio este fragmento: 

                                                    Las novicias del sanatorio
<<Las mujeres que enamoraron a Juan Ramón vivían en Moguer, Madrid, Sevilla, Francia y en el sanatorio del Rosario de Madrid. Unas eran adolescentes como él, otras señoras casadas y otras novicias. Blanca Hernandez-Pinzón, Susana Almonte y Carmen Rasco eran las moguereñas; llegaron luego las francesas Jeanne Roussié, mujer del doctor Lalanne, y “Francina”, a las que Juan Ramón dedicó los versos más encendidos: “Tu sexo negro, suave como un pulmón de pájaro”, o, “cuando te levantaba las faldas perfumadas”. Tras su estancia en Francia, Juan Ramón ingresó, a los 19 años, en el Sanatorio del Rosario, “el sanatorio del retraído” lo llamaba el poeta, y muy pronto se sintió atraído por las tres novicias más jóvenes del convento: Pilar Ruberte, Filomena y Amalia Murillo. De la hermana Pilar escribe Juan Ramón: “Desde el primer día me pareció un mármol de museo, ablandado y calentado por mi”. A ella se dirigía en el poema “Deshojábamos nuestros cuerpos ardientes...” Después de unos meses de escándalo, la hermana Amalia fue trasladada a otro convento y JRJ expulsado del sanatorio por la madre superiora. El último amor conocido de Juan Ramón antes de Zenobia fue la norteamericana Louise Grimm, una de esas mujeres “altas, finas, un poco mustias” del poema. >>
Parece que era todo un seductor... o que tenía algún atractivo especial que surgía de su sensibilidad y de su aparente fragilidad, no lo sabemos. 

3) JRJ FUE INTENSAMENTE AMADO POR...?
¿Cómo saberlo?   ... no sé, pero puede que quien más lo amara fuera esta hermosa joven llamada Marga. 
                  
Marga Gil Roësset.
  LLevó su amor al último extremo. No sé si Juan Ramón lo merecía... Pero sabemos tan poco de este asunto... y son tan difíciles, a veces, las historias de amor... Quizá él la amó algún día.

Sólo quedan palabras. Algunas de ella,  en su diario, desesperadas. Otras de él (me suenan frías, duras, no veo en estas pocas la belleza que tanto le preocupaba; son, quizá, palabras puras, pero asépticas, incluso amables -lo peor para una amante-).Las encerró en un sobre cerrado en el que escribió "Lo de Marga".  Lo conservó siempre.Leer lo que escribió dentro me ha hecho sentir un estremecimiento. 
No os dejo ningún enlace a nada de esto. Si os interesa, tendréis que buscar vosotros las últimas palabras que ella escribió en ese diario y  ese sobre que él guardó. 
Si no os interesa, no importa. Son asuntos privados que no sirven para el comentario de textos. No  hay información académica al cruzar la línea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario